9
Jul
2017
0

ESPAÑOL: Presente Simple vs Pretérito Perfecto vs Pretérito Imperfecto

 

Foto: Carol Hahmeyer Fotografia

Seguimos con el maravilloso libro “Paula” de Isabel Allende para aprender español. Repasemos el Presente Simple, Pretérito Perfecto y Pretérito Imperfecto. Además, claro, de aprender sobre Chile.

ACTIVIDAD 1
Completa con los verbos a continuación 

Tiempo verbal: Pretérito Perfecto vs Pretérito Imperfecto
Hecho Histórico: Primeras elecciones desde el golpe militar

Regresar – deber – presentar – contar – tener – resultar – sentir – formar – pesar – ganar – retirar – continuar – despertar – dar – permanecer – decretar – acatar – impedir

Un año más tarde ______ a votar para las primeras elecciones desde el Golpe Militar. Una vez perdido el plebiscito y cazado en las redes de su propia Constitución, Pinochet ______ llamar a elecciones. Se ______ con la arrogancia del vencedor, sin imaginar jamás que la oposición pudiera derrotarlo, porque ______ con la unidad monolítica de las Fuerzas Armadas, el apoyo de los más poderosos sectores económicos, una millonaria campaña de propaganda y el temor que muchos ______ de la libertad. También ______ a su favor la trayectoria de disputas irreconciliables entre los partidos políticos, un pasado de tantos rencores y cuentas pendientes que______  casi imposible lograr un acuerdo; sin embargo, el rechazo a la dictadura ______ más que las diferencias ideológicas, se ______ una concertación de partidos opositores al Gobierno y en 1989 su candidato ______la elección, convirtiéndose en el primer Presidente legítimo después de Salvador Allende.
Pinochet ______ entregar la banda y el sillón presidenciales y dar un paso atrás, pero no se ______ del todo, su espada ______ suspendida sobre el cuello de los chilenos. El país ______ de un letargo de dieciséis años y______  sus primeros pasos en una democracia de transición en la cual el General Pinochet ______ como Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas por ocho años más, una parte del Congreso y toda la Corte Suprema habían sido designadas por él y las estructuras militares y económicas ______ intactas. No habría justicia para los crímenes cometidos, los autores estaban protegidos por una ley de amnistía que ellos mismos ______ en su favor. No permitiré que se toque un pelo de mis soldados, amenazó Pinochet, y el país ______ sus condiciones en silencio por temor a otro Golpe. Las víctimas de la represión, los Maureira y miles de otros ______ postergar sus duelos y seguir esperando. Tal vez la justicia y la verdad habrían ayudado a cicatrizar las profundas heridas de Chile, pero la soberbia de los militares lo ______. La democracia debería avanzar con lento y torcido paso de cangrejo.

ACTIVIDAD 2
Haz oraciones acerca de tu país usando algunos de los verbos del texto y la locución adverbial adversativa “sin embargo

 

ACTIVIDAD 3
Completa con el verbo entre perentesis

Tiempo verbal: Presente Simple vs Pretérito Perfecto vs Pretérito Imperfecto
Hecho: Isabel visita a Michael, su ex esposo y papá de sus hijos

______ (Visitar) a Michael, casado y abuelo de otra familia, instalado en la casa que ______ (construir) su padre, viviendo exactamente la vida que ______ (planear) en la juventud, como si las pérdidas, las traiciones, el exilio y otras desgracias fueran sólo un paréntesis en la perfecta organización de su destino. Me ______ (recibir) con amabilidad, ______ (andar) por las calles de nuestro antiguo barrio y ______ (tocar) el timbre de la casa donde se ______ (criar) Paula y Nicolás, insignificante, con su peluca de paja y el cerezo junto a la ventana. Nos ______ (abrir) la puerta una mujer sonriente que ______ (escuchar) nuestras razones sentimentales de buen talante y sin más nos ______ (dejar) entrar y recorrerla entera. En el suelo ______ (haber) juguetes de otros niños y en las paredes las fotografías de otros rostros, pero todavía ______ (perdurar) nuestros recuerdos en el ambiente.
Todo ______ (parecer) reducido de tamaño, con esa suave pátina sepia de las memorias casi olvidadas. Me ______ (despedir) de Michael en la calle y apenas lo ______ (perder) de vista me ______ (echar) a llorar sin consuelo. ______ (llorar) por esos tiempos perfectos de la primera juventud, cuando nos ______ (amar) sinceramente y ______ (pensar) que sería para siempre, cuando los hijos ______ (ser) pequeños y nos ______ (creer) capaces de protegerlos de todo mal. ¿Qué nos ______ (pasar)? Tal vez ______ (estar) en el mundo para buscar el amor, encontrarlo y perderlo, una y otra vez. Con cada amor ______ (volver) a nacer y con cada amor que ______ (terminar) se nos ______ (abrir) una herida. ______ (Estar) llena de orgullosas cicatrices.

TEXTOS COMPLETOS

  1. Un año más tarde regresé a votar para las primeras elecciones desde el Golpe Militar. Una vez perdido el plebiscito y cazado en las redes de su propia Constitución, Pinochet debió llamar a elecciones. Se presentó con la arrogancia del vencedor, sin imaginar jamás que la oposición pudiera derrotarlo, porque contaba con la unidad monolítica de las Fuerzas Armadas, el apoyo de los más poderosos sectores económicos, una millonaria campaña de propaganda y el temor que muchos sentían de la libertad. También tenía a su favor la trayectoria de disputas irreconciliables entre los partidos políticos, un pasado de tantos rencores y cuentas pendientes que resultaba casi imposible lograr un acuerdo; sin embargo, el rechazo a la dictadura pesó más que las diferencias ideológicas, se formó una concertación de partidos opositores al Gobierno y en 1989 su candidato ganó la elección, convirtiéndose en el primer Presidente legítimo después de Salvador Allende.
    Pinochet debió entregar la banda y el sillón presidenciales y dar un paso atrás, pero no se retiró del todo, su espada continuó suspendida sobre el cuello de los chilenos. El país despertó de un letargo de dieciséis años y dio sus primeros pasos en una democracia de transición en la cual el General Pinochet continuaba como Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas por ocho años más, una parte del Congreso y toda la Corte Suprema habían sido designadas por él y las estructuras militares y económicas permanecían intactas. No habría justicia para los crímenes cometidos, los autores estaban protegidos por una ley de amnistía que ellos mismos decretaron en su favor. No permitiré que se toque un pelo de mis soldados, amenazó Pinochet, y el país acató sus condiciones en silencio por temor a otro Golpe. Las víctimas de la represión, los Maureira y miles de otros debieron postergar sus duelos y seguir esperando. Tal vez la justicia y la verdad habrían ayudado a cicatrizar las profundas heridas de Chile, pero la soberbia de los militares lo impidió. La democracia debería avanzar con lento y torcido paso de cangrejo.
  2. Visité a Michael, casado y abuelo de otra familia, instalado en la casa que construyó su padre, viviendo exactamente la vida que planeó en la juventud, como si las pérdidas, las traiciones, el exilio y otras desgracias fueran sólo un paréntesis en la perfecta organización de su destino. Me recibió con amabilidad, anduvimos por las calles de nuestro antiguo barrio y tocamos el timbre de la casa donde se criaron Paula y Nicolás, insignificante, con su peluca de paja y el cerezo junto a la ventana. Nos abrió la puerta una mujer sonriente que escuchó nuestras razones sentimentales de buen talante y sin más nos dejó entrar y
    recorrerla entera. En el suelo había juguetes de otros niños y en las paredes las fotografías de otros rostros, pero todavía perduraban nuestros recuerdos en el ambiente. Todo parecía reducido de tamaño, con esa suave pátina sepia de las memorias casi olvidadas. Me despedí de Michael en la calle y apenas lo perdí de vista me eché a llorar sin consuelo. Lloraba por esos tiempos perfectos de la primera juventud, cuando nos amábamos sinceramente y pensábamos que sería para siempre, cuando los hijos eran pequeños y nos creíamos capaces de protegerlos de todo mal. ¿Qué nos pasó? Tal vez estamos en el mundo para buscar el amor, encontrarlo y perderlo, una y otra vez. Con cada amor volvemos a nacer y con cada amor que termina se nos abre una herida. Estoy llena de orgullosas cicatrices.

También te puede interesar

ESPAÑOL: Pretérito Perfecto Simple/Indefinido
ESPANHOL: Como conjugar o verbo GOSTAR – Parte 1
ESPANHOL: Tener X Haber – erro que os brasileiros mais cometem
ESPAÑOL CHILENO: exercício sobre palavras chilenas-comida e bebida