2
Jul
2017
0

ESPAÑOL: Pretérito Perfecto – Chile – Isabel Allende


La escritora chilena Isabel Allende nos ha enseñado mucho sobre Chile en sus primeros libros y en “Paula” ella nos cuenta sobre el término de la dictadura y la vuelta a su patria. La historia y el idioma andan de la mano en el blog para que conozcas los hechos importantes de este país y aprendas el Pretérito Perfecto con un poco de lectura y emoción.

 ➡ Tiempo verbal : Pretérito Perfecto (verbos regulares e irregulares)

 ➡ Hecho histórico: Plebiscito Nacional de Chile : Sí vs No


 ACTIVIDADES

1) Completa el texto con los verbos a continuación. Los verbos pueden repetirse.
2) Haz una tabla con los verbos regulares y otra con los verbos irregulares
3) Escribe los verbos que son conjugados de la misma forma que “leer” y “tener

Imaginar – calcular – orquestar – obtener –perder –aterrizar – rodear – alcanzar – comprender – pensar – adelantar – poder – leer – saber – convertir – publicar – adquirir –sentir – ver – sostener – salir – regresar

“Entretanto en Chile mis padres se preparaban para votar en el plebiscito que decidiría la suerte de la dictadura. Una de las cláusulas de la Constitución creada por Pinochet para legalizarse como Presidente, estipulaba que en 1988 se consultaría al pueblo para determinar la continuidad de su Gobierno, y en caso de ser rechazado se llamaría a elecciones democráticas al año siguiente; el General no ______  que podía ser derrotado en su propio juego.
Los militares, dispuestos a eternizarse en el poder, no ______  que, a pesar de la modernización y el progreso económico, en esos años había aumentado el descontento y el pueblo había aprendido algunas duras lecciones y se había organizado. Pinochet  una campaña masiva de propaganda, en cambio la oposición sólo ______  en la televisión quince minutos diarios a las once de la noche, cuando se esperaba que todo el mundo estuviera durmiendo.
Instantes antes de la hora señalada sonaban las alarmas de tres millones de relojes y los chilenos se sacudían el sueño para ver ese fabuloso cuarto de hora en que el ingenio popular alcanzó niveles de genialidad. La campaña del NO se caracterizó por humor, juventud y espíritu de reconciliación y esperanza. La campaña del SI era un engendro de himnos militares, amenazas, discursos del General rodeado de emblemas patrióticos, trozos de antiguos documentales que mostraban al pueblo haciendo cola en tiempos de la Unidad Popular. Si todavía quedaban indecisos, la chispa del NO venció a la pesada majadería del SI y Pinochet ______  el plebiscito. Ese año ______  con Willie en Santiago después de trece años de ausencia, en un glorioso día de primavera. De inmediato me ______   un grupo de carabineros y ______   a sentir nuevamente el mordisco del terror, pero pronto ______  asombrada que no estaban allí para conducirme a prisión,  para defenderme del acoso de una pequeña multitud que intentaba saludarme llamando mi nombre. ______  que me confundían con mi prima Isabel, hija de Salvador Allende, pero varias personas se ______  con mis libros para que los firmara. Mi primera novela había desafiado la censura circulando de mano en mano en fotocopias hasta que ______  entrar por la puerta ancha a las librerías, ganando así el interés de lectores benevolentes que tal vez la ______  por puro espíritu de contradicción. Después ______  que un periodista amigo había anunciado mi llegada por la radio y la visita discreta que había planeado se ______  en noticia. Por hacerme una broma también ______  que me había casado con un millonario de Texas, dueño de pozos petroleros, así ______  un prestigio imposible de alcanzar con la literatura. No puedo describir la emoción que ______  al cruzar los picos majestuosos de la cordillera de los Andes y pisar otra vez mi tierra, respirar el aire tibio del valle, escuchar nuestro acento y recibir en Inmigración ese saludo en tono solemne, casi como una advertencia, típico de nuestros funcionarios públicos. ______  que me flaqueaban las rodillas y Willie me ______  mientras pasábamos el control y luego vi a mis padres y a la Abuela Hilda con los brazos extendidos. Esa vuelta a mi patria es para mí la metáfora perfecta de mi existencia. ______  huyendo asustada y sola en un atardecer nublado de invierno y ______  triunfante de la mano de mi marido en una mañana espléndida de verano.
Mi vida está hecha de contrastes, he aprendido a ver los dos lados de la moneda. En los momentos de más éxito no pierdo de vista que otros de gran dolor me aguardan en el camino, y cuando estoy sumida en la desgracia espero el sol que saldrá más adelante. En ese primer viaje ______  una acogida cariñosa, pero tímida, porque todavía apretaba el puño de la dictadura. ______  a Isla Negra a visitar la casa de Pablo Neruda, abandonada por muchos años, donde el fantasma del viejo poeta todavía se sienta frente al mar a escribir versos inmortales y donde el viento toca la gran campana marinera para llamar a las gaviotas. En la cerca de tablas que rodea la propiedad hay cientos de mensajes, muchos escritos a lápiz sobre las sombras desteñidas de otros ya borrados por los caprichos del clima, algunos tallados a cuchillo en la madera corroída por la sal del mar. Son recados de esperanza para el vate que aún vive en el corazón de su pueblo.

Me ______  con mis amigas y ______  a ver a Francisco, que había cambiado poco en esos trece años. ______  juntos al Cerro San Cristóbal a ver el mundo desde arriba y recordar la época en que nos refugiábamos allí para escapar de la brutalidad cotidiana y compartir un amor tan casto, que nunca nos hemos atrevido a ponerlo en palabras.”

 

TEXTO COMPLETO

“Entretanto en Chile mis padres se preparaban para votar en el plebiscito que decidiría la suerte de la dictadura. Una de las cláusulas de la Constitución creada por Pinochet para legalizarse como Presidente, estipulaba que en 1988 se consultaría al pueblo para determinar la continuidad de su Gobierno, y en caso de ser rechazado se llamaría a elecciones democráticas al año siguiente; el General no imaginó que podía ser derrotado en su propio juego.
Los militares, dispuestos a eternizarse en el poder, no calcularon que, a pesar de la modernización y el progreso económico, en esos años había aumentado el descontento y el pueblo había aprendido algunas duras lecciones y se había organizado. Pinochet orquestó una campaña masiva de propaganda, en cambio la oposición sólo obtuvo en la televisión quince minutos diarios a las once de la noche, cuando se esperaba que todo el mundo estuviera durmiendo. Instantes antes de la hora señalada sonaban las alarmas de tres millones de relojes y los chilenos se sacudían el sueño para ver ese fabuloso cuarto de hora en que el ingenio popular alcanzó niveles de genialidad. La campaña del NO se caracterizó por humor, juventud y espíritu de reconciliación y esperanza. La campaña del SI era un engendro de himnos militares, amenazas, discursos del General rodeado de emblemas patrióticos, trozos de antiguos documentales que mostraban al pueblo haciendo cola en tiempos de la Unidad Popular. Si todavía quedaban indecisos, la chispa del NO venció a la pesada majadería del SI y Pinochet perdió el plebiscito. Ese año aterricé con Willie en Santiago después de trece años de ausencia, en un glorioso día de primavera. De inmediato me rodeó un grupo de carabineros y alcancé a sentir nuevamente el mordisco del terror, pero pronto comprendí asombrada que no estaban allí para conducirme a prisión, sino para defenderme del acoso de una pequeña multitud que intentaba saludarme llamando mi nombre. Pensé que me confundían con mi prima Isabel, hija de Salvador Allende, pero varias personas se adelantaron con mis libros para que los firmara. Mi primera novela había desafiado la censura circulando de mano en mano en fotocopias hasta que pudo entrar por la puerta ancha a las librerías, ganando así el interés de lectores benevolentes que tal vez la leyeron por puro espíritu de contradicción. Después supe que un periodista amigo había anunciado mi llegada por la radio y la visita discreta que había planeado se convirtió en noticia. Por hacerme una broma también publicó que me había casado con un millonario de Texas, dueño de pozos petroleros, así adquirí un prestigio imposible de alcanzar con la literatura. No puedo describir la emoción que sentí al cruzar los picos majestuosos de la cordillera de los Andes y pisar otra vez mi tierra, respirar el aire tibio del valle, escuchar nuestro acento y recibir en Inmigración ese saludo en tono solemne, casi como una advertencia, típico de nuestros funcionarios públicos. Sentí que me flaqueaban las rodillas y Willie me sostuvo mientras pasábamos el control y luego vi a mis padres y a la Abuela Hilda con los brazos extendidos. Esa vuelta a mi patria es para mí la metáfora perfecta de mi existencia. Salí huyendo asustada y sola en un atardecer nublado de invierno y regresé triunfante de la mano de mi marido en una mañana espléndida de verano.

Mi vida está hecha de contrastes, he aprendido a ver los dos lados de la moneda. En los momentos de más éxito no pierdo de vista que otros de gran dolor me aguardan en el camino, y cuando estoy sumida en la desgracia espero el sol que saldrá más adelante.En ese primer viaje tuve una acogida cariñosa, pero tímida, porque todavía apretaba el puño de la dictadura. Fui a Isla Negra a visitar la casa de Pablo Neruda, abandonada por muchos años, donde el fantasma del viejo poeta todavía se sienta frente al mar a escribir versos inmortales y donde el viento toca la gran campana marinera para llamar a las gaviotas. En la cerca de tablas que rodea la propiedad hay cientos de mensajes, muchos escritos a lápiz sobre las sombras desteñidas de otros ya borrados por los caprichos del clima, algunos tallados a cuchillo en la madera corroída por la sal del mar. Son recados de esperanza para el vate que aún vive en el corazón de su pueblo.

Me encontré con mis amigas y volví a ver a Francisco, que había cambiado poco en esos trece años. Fuimos juntos al Cerro San Cristóbal a ver el mundo desde arriba y recordar la época en que nos refugiábamos allí para escapar de la brutalidad cotidiana y compartir un amor tan casto, que nunca nos hemos atrevido a ponerlo en palabras.”

—————————————————————————————————————————————————————————–

Si quieres hacer ejercícios sobre el Pretérito Imperfecto con el libro “Paula”, haz clic aquí

También te puede interesar

ESPAÑOL CHILENO: exercício sobre palavras chilenas-comida e bebida
ESPAÑOL: Presente Simple vs Pretérito Perfecto vs Pretérito Imperfecto
PALAVRAS CHILENAS : comida e bebida (4) – Chile
ESPAÑOL CHILENO: comida e bebida (3)